LA R-EVOLUCIÓN DE LOS EXTINTORES

¡Ahora Seguridad y Protección tienen Diseño!


KILL-FIRE
R-evoluciona el mundo de los extintores tradicionales con una idea nueva, convertirlos en objetos decorativos, divertidos y muy visuales sin perder su función básica, extinguir cualquier inicio de fuego de la manera más rápida, fácil y eficaz.

Los dispositivos extintores decorados Kill-Fire son un producto básico para la seguridad del hogar y el vehículo uniendo protección contra incendios con un diseño atractivo y gran facilidad de uso.

Entre nuestras colecciones encontraras gran cantidad de diseños entre los que podrás escoger el dispositivo extintor que más se adapte a tus necesidades, gustos o a tu decoración, pero si quieres uno totalmente único puedes personalizarlos con tus imágenes, diseños o frases favoritas.

No dejes ningún espacio sin protección; cocina, chimenea coche, barco, garaje, barbacoa…

MOUSSE SPRAY
Aerosol especial cocinas. Contiene una espuma específicamente diseñada para la extinción de fuegos provocados por la inflamación de grasas y aceites. Útil para el resto de fuegos domésticos provocados por sólidos y líquidos. Tipos A, B y F.

POWDER SYSTEM
Dispositivo estándar. Contiene polvo polivalente válido para la extinción de fuegos provocados por sólidos, líquidos, gaseosos y de origen eléctrico. Tipos A, B y C.

DISEÑO Y ORIGINALIDAD

PERSONALIZA TU EXTINTOR

SEGURIDAD Y GARANTÍA

¡HAY REGALOS QUE SALVAN VIDAS!

Sorprende obsequiando un extintor decorado KILL-FIRE, un producto que te garantiza protección y seguridad además de originalidad y diseño.

KILL-FIRE es un regalo especial y muy útil, válido para todos porque es práctico y muy manejable, y además, se adapta a cualquier decoración gracias a su tamaño y sus múltiples diseños.

PROTEGE LO QUE MÁS QUIERES

LAS CIFRAS QUE NOS ALARMAN

0
Minutos
0
victimas
0
viviendas

Cada tres minutos se produce un incendio en nuestro país.

10.000 victimas de incendios, 800 muertos y la segunda causa de mortalidad infantil en el hogar!

Cada año se incendian más de 20.000 viviendas en España. Más de la mitad se podrían haber evitado.